Fertilidad

El deseo de ser madre conquista el corazón de la mayoría de las mujeres, pero cuando ellas se transforman en pacientes oncológicas, surgen dudas que son pertinentes.

El tratamiento puede afectar la fertilidad de muchas maneras, dependiendo del tipo del cáncer, la edad de la mujer, la localización, el tratamiento realizado, la respuesta al tratamiento y el estado de salud general de la mujer.

El ideal es que el paciente hable con el médico, para informarse sobre las posibilidades de preservar la fertilidad antes de iniciar el tratamiento.

Hay puntos que se debe considerar para preservar la fertilidad, como:

●    Edad

●    Diagnóstico.

●    Tipo de tratamiento.

●    Si la enfermedad ya se ha esparcido para los ovarios.

●    Tempo de fertilización, cuando la enfermedad ya está en progresión.

●    Necesidad de un compañero masculino o un donante de esperma.

La mayoría de las pacientes oncológicas, incluso después de la enfermedad, pueden optar por tener hijos. Puede no ser como ella esperaba antes del diagnóstico, pero si es flexible, existen posibilidades. 

Cuando una mujer es infértil, ella no puede tener hijos, porque sus ovarios no producen óvulos maduros y existen alteraciones en el sistema reproductor que impiden que se fecunden los óvulos, y, así, no pueden se desarrollar dentro del útero.