Plan de seguridad privada

El Plan de Seguridad Privada es un contrato entre una persona y una aseguradora que tiene la finalidad de garantizar una renta mensual o rescate total de dinero después de un período preestablecido.

En casos de discapacitación permanente total o muerte del contratante, está previsto en el contrato el pago de renta mensual. También existen planes que prevén indemnización para hipótesis de diagnóstico de determinadas enfermedades.

Todavía, en la justicia, se entiende que, al recibir el pago y hacer el seguro, la aseguradora que no exige exámenes previos responde por el riesgo asumido, excepto si comprobar la deliberada mala intención del asegurado.

Para obtener la indemnización, el paciente debe presentar reporte médico atestando su estado de salud y que compruebe la discapacidad total o parcial y accionar la aseguradora. Se debe solicitar la información de documentos a la aseguradora, que también podrá apuntar examen médico. Si el contratante jubilarse por discapacidad, la carta de concesión de la jubilación es una prueba.

Los rendimientos recibidos del plano de Seguridad Privada por los pacientes oncológicos son exentos del Impuesto sobre la Renta. La Receita Federal [organismo de administración tributaria federal en Brasil] entiende que el monto total a ser retirado del rescate del saldo de la seguridad está sujeto a la incidencia del Impuesto sobre la Renta. Todavía, hay decisiones judiciales que garantizan el derecho al rescate total con exención de imposto.