Regreso

Navegando Pacientes

Columnista:

Dra. Sandra Gioia

Sandra.gioia@gmail.com

Dra. Sandra Gioia, mastólogo del Inca y Coordinadora del Servicio de Mastología del Hospital San Francisco en la Providencia de Dios, en la Usina, inició en marzo de 2014 un Programa de Rastreo Organizado de Cáncer de Mama. Consejera Científica de la Fundación Lazo Rosa.

Cuidando la salud mamaria de la mujer carioca

 

pacientes se cadastrando no programa de navegação

Hace exactamente cinco años, después de leer los libros O Imperador de Todos os Males, de Siddhartha Mukherjee, y Acima de Tudo o Amor, de Henrique Prata, empecé a cuestionar mi atuación como especialista.

Son libros increíbles en que una gran parte que se habla sobre el cáncer de mama y como el curso de la historia fue modificado por los hombres e mujeres lo suficiente valientes para luchar por el control de esta enfermedad salvando miles de vidas.

Y empezó mi jornada además del "Castelo do Saber". Saliendo de mi zona de confort, pude entender mejor sobre lo complejo sistema de salud brasileño y las varias barreras contra las mujeres para obtener los cuidados de cáncer de mama. Pude entender porque, años tras año, recibo pacientes con tumores localmente avanzados (6 en cada 10) en el Sistema Único de Saúde.

El cáncer és un problema de salud pública mundial. Su incidencia creció 20% en los últimos diez años. Para 2018, según estimación facilitada por el INCA (Instituto Nacional de Câncer), lo principal cáncer incidente en la mujer es el cáncer de mama, siendo esperados más de 59.000 nuevos casos que corresponden a 29,5% de los cánceres femeninos. El segundo tumor de mayor incidencia en la mujer es el cáncer de colon e recto que corresponden a 9,4% y, después viene el cuello de útero, 8,1%. Dentro de esos nuevos casos, más de la mitad será de casos avanzados, lo que reduce la posibilidad de tratamiento con intención de cura. El cáncer de mama es una enfermedad que puede curar, más necesita ser diagnosticada prematuramente y ter tratamiento inmediato. Una investigación del Datafolha celebrada por la ONG Fundação Laço Rosa muestra que, por término medio, las mujeres con cáncer de mama esperan hasta 4,4 meses para obtener el diagnóstico de la enfermedad, 3,5 meses entre el diagnóstico e el principio del tratamiento. Por esto la necesidad del desarollo de acciones por parte del sector público y privado para el diagnóstico precoz con vistas a la redución de la mortalidad.

A pesar de la gran frecuencia del tumor, no existe una estructura completa que permita a las mujeres atendidas por el SUS, la garantía de una asistencia digna, concentrado no solamente en el tratamiento, pero también en la prevención y diagnostico precoz. Sólo 18 mujeres en 100 hacen mamografía de rastreo en el Río de Janeiro. Este número está debajo de lo preconizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) - 70 mujeres en 100. En países que implantaron efectivos programas de rastreo, con cobertura de la población destinataria, cualidade de los exámenes y tratamiento adecuado, los costes con salud son menores y la mortalidad por el cáncer de mama va decayendo, lo que justifica adoptarlo como politica de salud pública.

Así, un Programa de Rastreamento Organizado de Câncer de Mama se inició en marzo de 2014 con apoyo del Hospital Federal do Andaraí y del Posto de Saúde Maria Augusta Estrella. El proyecto piloto lanzado en la Comunidade do Andaraí, titulado "Clube da Mama: Mulher bonita por dentro e por fora", firmó asociación con el Renascença Clube, en octubre de 2014, permaneciendo hasta hoy. En el  programa incluyen mujeres asintomáticas, de 50 a 69 años, el grupo de edad más incidente, y mujeres abajo de los 50 años que tengan una historia familiar para el cáncer de mama. Esas mujeres son orientadas en reuniones, que sucedieron en el Renascença Clube, sobre los factores de riesgo y asistencia con las mamas. El examen clínico de las mamas y la mamografía se realizan con día y hora marcados en el Hospital do Andaraí que tiene radiología mamaria. Si es diagnosticada alguna alteración sospecha o si es maligna, las pacientes serán debidamente asistidas para realizar el tratamiento en Hospital de Referência.

De 2014 hasta 2016 fueron inscritas 200 mujeres del Complexo do Andaraí que no poseían en esta época Estratégia de Saúde da Família. En esta población, 50% de las mujeres nunca tuvieron sus mamas examinadas por un médico o hicieron mamografía antes; 80% son hipertensas; 50% diabéticas; 5% de las familias son consideradas de alto riesgo para el cáncer de mama; ninguna mujer había recibido antes información de salud de la mujer en general o sobre cambios del estilo de vida para reducir enfermedades crónicas, como el cáncer, por ejemplo. El Clube de Mama - Mulher Bonita por Dentro e por Fora, es un proyecto innovador que pretende la detección temprana del cáncer de mama en las Comunidades del Río de Janeiro, más pretende también la emancipación de las mujeres dichas localidades para transformación de vidas.

En la busca por conocimiento y expansión del Clube de Mama, tuve la oportunidad de conocer en 2016, el Programa de Navegação de Câncer de Mama en Massachusetts General Hospital (MGH), Boston/EEUU, con apoyo de la Avon Foundation. Ese programa coordinado por el Dr. Paul Goss, oncólogo clínico renombrado, profesor de Harvard y fundador del Global Cancer Institute, ten como mayor objetivo romper las barreras que impiden el diagnóstico precoz del cáncer de mama y lo tratamento en manera oportuna en los países de bajo e medio ingreso.

El Clube de Mama se vuelve ahora, con apoyadores experimentados en la causa contra el cáncer de mama, Fundação Laço Rosa y Instituto Avon, un Programa: de Educação da Usuária, de Capacitação dos Profissionais de Saúdade da Atenção Primária y de Navegação de Pacientes. Se trata de un proyecto de intervención que pretende eliminar las barreras y proponer estrategias para garantizar que al menos 70% de las mujere reclutadas en la Comunidade do Andaraí realicen el rastreo organizado, y podrá proponer consideraciones para la incorporación del programa a los formuladores de políticas en salud y aquellos que los ayudan en el Río de Janeiro.

En marzo, fueron inscritas más 150 mujeres en el Clube de Mama y en asociación con la Clínica de la Família Odalea Firmo Dutra y sus Equipes de Saúde da Família, Secretaria Municipal e Estadual de Saúde, el Programa quiere contemplar el público objetivo para el rastreo organizado del câncer de mama con cerca de 3.000 mujeres de esa región en 2018.

El control del cáncer de mama es deber de la sociedad y de el Estado. Juntos podemos mejorar el acceso a los cuidados con el cáncer de mama en el sistema de salud, eliminando las barreras institucionales, socioeconómicas y personales que impiden el diagnóstico precoz y lo tratamento en manera oportuna de esa enfermedad. Juntos podemos salvar vidas.

 

Por Sandra Gioia, mastologísta desilusionada con lo actual escenario del cáncer de mama em  Río de Janeiro y en Brasil.